Enseñando el papo

Atorrantas o no, nunca sabremos si lo enseñan porque quieren o por un descuido, aunque para poder verlo hace falta que ellas no se pongan nada abajo y lo lleven bien aireado.